Matrimonio Homosexual ¿Un desafío a Dios? II

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Desafio a Dios

Matrimonio homosexual ¿Un desafío a Dios? II

El sexo y la sexualidad de cada persona han sido definidos por la naturaleza al momento de su concepción y por Dios antes de su concepción, puesto que la naturaleza se desarrolla en armonía con Dios. Y así nacemos con los órganos que correspondan a esa sexualidad, que Dios ha querido darnos. Así también nacemos con otros órganos como los ojos y otros miembros como las manos. Y también nos ha dado una completa libertad y libre albedrío para hacer con nuestros órganos o con nuestros miembros lo que mejor nos plazca; pero previamente nos hace saber desde siempre, lo que es bueno y lo que es malo; y Dios se da la molestia de recordárnoslo siempre, como el padre amoroso, que es.

Tenemos la libertad de escoger qué hacer con la habilidad de las manos, o con nuestra sexualidad. Podemos escoger libremente usar las manos, y un cuchillo para cortar y servir un suculento pastel que alegre a alguien; o podemos usar las mismas manos y el mismo cuchillo para asesinar a un hermano y hacer un terrible daño. Evidentemente los resultados y las consecuencias de ambas acciones son diametralmente opuestos; y ambas provienen del libre albedrío de la persona. Y, mientras la acción de alegrar a alguien con el pastel, le agradaría a Dios; la otra, la de asesinar a un hermano le sería muy penoso, “abominable”, al decir de la Biblia.

Así también podemos elegir libremente qué hacer con nuestra sexualidad. Usar nuestra sexualidad para formar una pareja en un matrimonio que agrade a Dios y nos de su bendición; o usar la sexualidad en actos y contactos abominables a los ojos de Dios, y abominables a los ojos de los hombres honestos. También ambas opciones tienen resultados diametralmente opuestos; mientras la relación del matrimonio que Dios considera legítimo, le resulta agradable a sus ojos y lo bendice; la relación entre seres del mismo sexo le resulta abominable; al extremo de legislar para los hebreos el extirpar el homosexualismo de raíz y con la muerte; para que su pueblo escogido sea bendecido.

Hay una pregunta que frecuentemente se plantea sobre el asunto de la sexualidad: "¿Entonces los hombres y mujeres no tienen derecho a escoger su sexualidad para “ser felices”?"

Los hombres y las mujeres, no sólo tienen derecho de escoger su sexualidad, sino que siempre escogen libremente sus actos, con los que buscan y “encuentran la felicidad”, aunque esa “felicidad” sea solamente una satisfacción física, Dios jamás les va impedir escoger libremente sus actos para “ser felices”, solo hay que tener mucha claridad de lo que uno escoge; puede escoger un camino que lo ponga bajo el manto de Dios o puede escoger un camino opuesto que lo ponga bajo el dominio del diablo, ambos caminos son de su libre elección. Bajo el “dominio del diablo”, créanlo o no.

Esa “felicidad” escogida, unos la encuentran en el matrimonio que Dios bendice; es decir en el camino recto de Dios; y otros dicen encontrarla en actos perversos abominables a Dios; como en la pedofilia, el adulterio, la sodomía u otros. Un pedófilo encuentra “la felicidad” en la violación a una inocente criatura, y estará “feliz” mientras se encuentre cerca de niños que pudieran ser sus víctimas. Un adúltero será “feliz” en sus actos de adulterio. Un sodomita será “feliz” en sus actos contra natura. Pero todas estas “felicidades” son abominaciones para Dios y lo entristecen, y por tanto es aborrecible para los hombres de recto corazón.

Dios ama a los heterosexuales que caminen en su Ley, y también ama a los heterosexuales y homosexuales que cometen actos abominables; porque Dios es su padre; padre de todos. Y como todo padre siempre espera que sus hijos caminen en su Ley, y espera que los que han escogido al diablo como su padre vuelvan a él. Siempre espera que los que cometen abominaciones vuelvan a su camino, reconozcan lo abominable de esos actos y se arrepientan de todo corazón, dejando y rechazando esos actos aborrecidos por Dios.

La primera página de la Biblia, en Génesis 1:27, nos enseña que Dios creó al ser humano "varón y hembra", o sea hombre y mujer, no homosexual ó lesbiana. Esto indica que el ser humano fue creado en dos personas de anatomía diferente, y cada uno con una naturaleza orgánica distinta y definida, propia para los fines de la procreación. En este mismo libro sagrado, la Palabra de Dios también nos habla de la unión matrimonial entre el hombre y la mujer "Por cuya causa dejará el hombre a su padre, y a su madre, y estará unido a su mujer: y los dos vendrán a ser una sola carne" (Gn 2:24) y abierta a la vida “y hecholes su bendición, y dijo: creced y multipicaos” (Gn 1:28). El homosexualismo no solo no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes a la sexualidad humana, tal y como Dios la creó: la “unión en una sola carne” en el matrimonio y la procreación. Pues la relación homosexual es la unión entre “dos medias carnes”, y nunca jamás llegarán a ser una sola carne. Y de esa unión no nace la vida sino la muerte, de los dos, la muerte de eterna condenación.

Los pasajes más directos y específicos de la Biblia contra la práctica homosexual se encuentran en el Levítico 18:22; 20:13 y en 1 Corintios 6:9-11:

1. "No te echarás con varón como con mujer, es abominación" (Lv 18:22).

2. "Si alguno se juntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre" (Lv 20:13).

3. "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones (sodomitas), ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" (1 Co 6:9-10).

Algunas veces se escucha, como apología al homosexualismo, recurrir a observaciones de “homosexualidad” en algunas especies de animales. Lo que como excepción de la regla algunas veces pudiera suceder, muy pero muy raramente y extraídos de su contexto natural. Y efectivamente en una oportunidad, el autor de este artículo, circunstancialmente, observó a un cerdo macho en coito con otro cerdo macho, y por la eyaculación del cerdo que hacía las veces de hembra se pudo colegir que este último también sentía placer sexual. Pero, independientemente de que existiera o no hermafroditismo, estos eran animales, CERDOS, que no tenían nada que perder en este acto contra natura, que probablemente Dios ni lo toma en cuenta, puesto que los animales no han sido creados con discernimiento moral.

En cambio, los humanos, creados a semejanza de Dios, en un acto homosexual lo pierden todo, rechazan la paternidad de Dios, pierden su alma, porque con estos actos están desafiando a Dios, escogiendo la paternidad de su enemigo, el diablo. (Juan Cap 3-8): “Quien comete pecado, del diablo es hijo, porque el diablo desde el momento de su caída continúa pecando”.

En consecuencia, la legislación humana de aceptación del matrimonio homosexual es un abierto desafío a Dios; aun cuando la tendencia de los legisladores actuales sean de neutralidad religiosa, e independientemente de que reconozcan o no a Dios, su responsabilidad y su actitud es la misma: de desafío a Dios.

Nota Importante:

(Este artículo fue escrito en cuatro partes y en diferentes épocas. Las partes I, II y III fueron escritos con el criterio errado, del autor, de que el homosexualismo era una opción voluntaria; y sin la más mínima intención de juzgar, ni mucho menos ofender absolutamente a nadie, y se reproduce tal como fué escrito porque, a nuestro juicio, contiene verdades eternas muy necesarias para la edificación de Civilización Superior; tal como Dios ha deseado desde siempre para la humanidad, y tal como Jesús el Mesías ha venido a enseñar. Sin embargo, ha causado rechazo de muchos involucrados. manifestando que se han sentido lastimados. En el artículo IV, se corrige el error, y está escrito con el conocimiento de que el homosexualismo no es una opción voluntaria, sino que es una condición con la que se nace)

Comentarios   

# Matrimonio Homosexual ¿Un desafío a Dios? IIAgustin 02-02-2019 18:52
Heya i'm for the first time here. I came across this board and
I find It truly useful read more: https://500px.com/gilmerem
Responder

Escribir un comentario